Yoga para principiantes

Yoga es una disciplina milenaria que cada vez cuenta con más seguidores y practicantes, pero muchas veces, por diferentes motivos, algo tan beneficioso y estimulante para la vida de las personas resulta difícil de llevar a cabo y ponerlo en práctica, bien por falta de tiempo, por distancia hasta un centro de yoga próximo al hogar o centro de trabajo, o porque nos vemos obligados a viajar a menudo y por eso hay personas que prefieren practicar en casa. Las técnicas del yoga incorporan la práctica de asanas, ejercicios de respiración (pranayama) y de meditación que nos permiten mejorar nuestra salud aportando fuerza a los músculos y flexibilidad a las articulaciones, mejorando la actividad de todos los órganos, llevando calma y equilibrio a nuestras vidas.

Cuando empezamos a practicar yoga como principiante es necesario seguir algunas recomendaciones: elegir un espacio tranquilo donde practicar sin estímulos ni distracciones, utilizar ropa cómoda y una manta o esterilla de yoga, con los pies descalzos es lo ideal, tener el estómago y la vejiga vacíos, visionar primero el video elegido para saber qué posturas se harán y si se adapta a lo que necesitamos en este momento, respirar tranquilamente y conscientemente, a ser posible con el diafragma, es decir, hinchando y deshinchando el abdomen, escuchar siempre al cuerpo, sin forzarlo, no yendo más allá de donde él te permita, así evitamos lesiones innecesarias y sobretodo no saltarse la relajación, es esencial para integrar la práctica y aprovechar todos sus beneficios.

Es muy recomendable practicar yoga todos los días dedicando un momento del día sin darse prisa cuando notamos nuestro cuerpo más flexible, practicando con regularidad por lo menos 10-15 minutos al día mejoramos nuestra concentración, aumentamos la flexibilidad y fortalecemos la voluntad, ser consciente y tener un horario bien establecido es muy importante.